Menú Cerrar

Editar

 En el año 2011 conocí una técnica (Reiki) desarrollada por personas extraordinarias que hacían más llevadera la estancia en la planta de Oncología Pedíatrica en el Hospital Materno Infantil de Málaga con nuestro hijo Albi. Estos amigos son la Fundación Andrés Olivares. El mundo necesita mas personas como ellos, con su corazón, con su alma, con su amor.

En el año 2012   comencé a formarme junto a ellos en Reiki por la Asociación de Servicio Reiki, alcanzando la maestría a finales del año 2017. En estos años descubrí la filosofía y los valores enriquecedores que tiene el método, practique un camino de crecimiento interior y entendimiento  para poder aportar al mundo como manifestaba el Maestro Mikao Usui.

El 13 de noviembre del 2016  mi hijo Albi con 14 años marchó al Cielo después de años de enfermedad y complicaciones derivadas de la Leucemia y del Rechazo del trasplante de médula, dejándonos una gran lección de resiliencia y fortaleza sin igual. Él era el mayor fan del Reiki,  no se perdía una sesión ya fuera en el hospital o en casa, de hecho él fue el que me animo a que probara una sesión. De lo que aprendí de él, de su constancia y determinación, del amor que nos une mas allá del tiempo y el espacio y en su memoria creo esta página web Kotodama de Albi (Kotodama proviene del japonés, y en español sería algo así como el Espíritu que mora en la palabra).

En el momento que se adquiere la maestría de Reiki nos comprometemos con la difusión del método de manera honesta y coherente. Por eso, abro este espacio donde compartir mis investigaciones sobre Reiki, sobre su historia y su filosofía, sobre sus valores, los ensayos que nos muestran los beneficios del método. Humildemente espero dar luz a tanta información confusa y errónea que hay sobre nuestra disciplina.

Siempre agradecido por vuestra atención, Alberto Ramos

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.